Santa Cruz de Lorica y sus joyas arquitectónicas

A un costado del bello paisaje de las riberas sinuanas en la zona más baja del río, muy próxima al mar Caribe se encuentra Santa Cruz de Lorica, un municipio del departamento de Córdoba, a una hora aproximadamente de Montería, la capital cordobesa, revestido por un importante pasado cultural que se vislumbra en sus construcciones arquitectónicas que funden lo republicano con lo vernáculo y lo mudéjar –mezcla de andaluz y árabe–, declarado por el Ministerio de Cultura como Bien de Interés Cultural de Carácter Nacional en el año 2000.

Las referencias de su estilo arquitectónico hacen de Lorica un lugar para caminar, donde el turista podrá conocer a través del recorrido diversas facetas del patrimonio cultural, pues los pobladores de origen e inmigrantes turcos, sirios y libaneses atraídos por estas prósperas tierras impusieron un sello único a las casas que se conservan a través de los años.

Fotografía tomada por Carlos Montoya

Hoy se puede disfrutar en Lorica diversos sitios de interés cultural, entre los que se destaca, en primer lugar, su Mercado Público, declarado Monumento Nacional en 1996; sin lugar a duda, el lugar ideal para sentir el pulso del colorido de la región. Allí puede encantarse con las artesanías y degustar algunos platos insignes de la gastronomía de la región como el sancocho de bocachico, guiso de gallina, revoltillo de moncholo a base de huevo, pescado y verduras.

Otras de las joyas arquitectónicas que se conservan en la zona son el Palacio Municipal, actual Alcaldía; el Palacio de las trece columnas, donde funciona el Concejo Municipal y algunas oficinas del Estado; el Club Lorica; la Iglesia Santa Cruz de Lorica, remodelada con artículos como el reloj, las campanas e imágenes de bronce, donados de la colonia sirio-libanesa de Portugal y de Francia. También hacen parte de los atractivos arquitectónicos los bienes patrimoniales de los pobladores junto con el puente 20 de julio, que permitió el desarrollo del municipio hacia el norte.

Fotografía tomada por Carlos Montoya

Desde las murallas, ubicadas a orillas del río Sinú y construidas como puerto importante de grandes embarcaciones e hidroaviones, salen lanchas a realizar actividades náuticas, las cuales brindan en su recorrido el placer de disfrutar una gran variedad de fauna y flora propia de la región. La Ciénaga Grande de Lorica y su ecosistema también son escenarios

ideales para la práctica del ecoturismo.

Por esta y muchas otras razones Santa Cruz de Lorica, ubicado en la Región Caribe de este hermoso país, cuna de dos grandes escritores colombianos, Manuel Zapata Olivella y David Sánchez Juliao, se complace en abrir sus puertas a los viajeros que quieran ser testigos de una experiencia cultural y arquitectónica en esta zona del departamento de Córdoba.

Comparte esto: